La nube negra

Por Fred Hoyle

hoyle1967

En forma coincidente, y en cierto modo azarosa, astrónomos de los Estados Unidos y Gran Bretaña descubren una insólita anomalía en el espacio exterior: una especie de nube de características imprecisas, y en todo caso nunca vistas, avanza directamente hacia el sistema solar a una velocidad que pone los pelos de punta. ¿Qué puede pasar con la Tierra, con la vida en la Tierra, si esa nube se interpone entre nuestro planeta y el Sol? Sin quererlo, los científicos se encuentran en el centro de la escena y, por primera vez, con cierto poder de decisión sobre acontecimientos públicos. Así como van encontrando respuestas que son a la vez aterradoras y fascinantes, se les plantean complejos dilemas de responsabilidad social: ¿hasta dónde pueden compartir sus hallazgos con los líderes mundiales y la opinión pública, dicho de otro modo, con la política y la prensa?

Cuando se publicó esta novela en 1957 el autor era una de las personalidades más reconocidas del mundo de la ciencia. Naturalmente, esa conjunción de ciencia y ficción hizo que La nube negra fuera encasillada de entrada en el género de moda a mediados del siglo XX: la ficción científica, ahora llamada con mayor propiedad literatura especulativa. En efecto, su trama avanza conducida por la necesidad vital de comprender la naturaleza de esa misteriosa nube,  y en su desenlace interviene de manera decisiva ese afán insaciable de saber que distingue a la especie. Pero hay más en esta novela que ficción científica: hay crítica a la academia y a la política, hay apasionadas discusiones sobre el origen y la naturaleza del Universo, y por fin hay sátira y hay humor, del tipo que nos recuerda que estamos frente a un autor británico. Hay por cierto personajes memorables y una intriga atrapante que hace difícil interrumpir la lectura.

Al matemático y astrofísico Fred Hoyle (1915-2001) se le debe la expresión big bang, hoy generalizada para describir la teoría del origen del Universo a partir de un estallido primordial, pero que él empleó para burlarse de ella. Su mayor contribución a la ciencia tuvo que ver con el origen de los elementos, y se le negó el Nobel porque su personalidad arrogante y desdeñosa de las convenciones académicas no resultó del agrado del comité de selección. De su producción científica,  In Octavo ha publicado Al comienzo del tiempo, un ensayo de 1959 sobre la situación de la cosmología. La nube negra fue su primera incursión literaria, seguida por una veintena de narraciones, obras teatrales y guiones.  A for Andromeda (1962) y su continuación The Andromeda Breakthrough (1965), Rockets in Ursa Major (1969) y su continuación Into Deepest Space (1974), además de Fifth Planet (1963) y Seven Steps into the Sun (1970), son otras de sus novelas destacadas.


Solicite aquí su libro

Para obtener su ejemplar, sírvase aportar los datos requeridos, y enviar la solicitud. Recibirá por correo electrónico un enlace de descarga, válido por tiempo limitado.

2 pensamientos en “La nube negra”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.