Solón

Por Giovanni Ferrara

A comienzos del siglo VI a. C., Atenas y su zona de influencia, el Ática, se encontraban atravesadas por conflictos socioeconómicos, regionales y de clanes o familias. Solón, un miembro de la nobleza tradicional, ocupaba a la sazón el principal cargo ejecutivo de la ciudad. Inspirados por su prestigio de hombre ecuánime los atenienses le pidieron que pusiese orden, y lo nombraron, además de arconte, pacificador. Solón procedió entonces a introducir una serie de reformas legislativas, económicas y morales o religiosas, a las que tradicionalmente se reconoce como el cimiento de la democracia ateniense. En conjunto, esas reformas apuntaron a distribuir el poder político, hasta entonces reservado a las familias o clanes tradicionales, según la capacidad económica de los ciudadanos; a liberar del peso de las deudas a muchos campesinos agobiados que incluso habían caído en la esclavitud por no poder saldarlas; y a castigar la apatía de los atenienses que no participaban activamente en la discusión de los asuntos públicos. Solón se jactaba de que sus reformas no habían conformado a ninguno de los bandos en pugna, lo cual era prueba, de alguna manera, de su imparcialidad. Las nuevas normas fueron inscriptas en unos pilares emplazados en un lugar público, y los atenienses debieron jurar respetarlas. El legislador se retiró entonces de la vida pública durante unos diez años para que la ciudad ordenara su vida según la legislación, libremente, y sin vigilancia. Al parecer, el experimento resultó sólo parcialmente exitoso pero sirvió de base para la organización de la polis que alcanzaría su momento ejemplar en el siglo siguiente. La tradición atribuye a Solón el lugar de primer político de la historia, en tanto empleó la persuasión y el peso de su prestigio para lograr acuerdos entre bandos en pugna, avanzar hacia una distribución más justa del poder, y sancionar esos entendimientos en un corpus legislativo, o Constitución, al que los atenienses debían sujetar su conducta.

Giovanni Ferrara (1928-2007), el autor de este ensayo, fue un escritor, historiador, y político italiano, varias veces senador por el Partido Republicano, el más antiguo de Italia. Tuvo a su cargo la cátedra de historia antigua en la Universidad de Florencia, y entre sus obras se cuenta La politica di Solone, publicada por el Instituto Italiano de Estudios Históricos. El trabajo que aquí presentamos examina en detalle la actividad de Solón en el Atica, y coloca al legislador ateniense al comienzo del camino conducente a la construcción de la idea de democracia tal como se la entiende en Occidente.


Solicite aquí su libro

Para obtener su ejemplar, sírvase aportar los datos requeridos, y enviar la solicitud. Recibirá por correo electrónico un enlace de descarga, válido por tiempo limitado.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.