Otoño imperdonable

Por María Elena Walsh

Este es el libro con el que María Elena Walsh (1930-2011) se dio a conocer como poeta. Lo publicó en 1947, en una edición que pagó ella misma, cuando tenía 17 años. Recoge una selección de los poemas que venía escribiendo desde apenas entrada en la adolescencia. Llama enseguida la atención la temprana madurez de esta escritora, la destreza a un tiempo conceptual y musical con que maneja las palabras. También se advierte aquí el germen de su imaginería personal, cosechada en el paisaje suburbano, que desbordaría posteriormente en sus poemas y canciones, también en las dedicadas a un público infantil. Y esa difícil sencillez en el armado de las frases, esa fluidez sólo aparentemente natural en la expresión. Otoño imperdonable, cuyo título es en sí mismo todo un hallazgo, atrajo de inmediato la atención de poetas consagrados como Jorge Luis Borges, Pablo Neruda, Silvina Ocampo y Juan Ramón Jiménez, y le abrió las puertas de los suplementos y las revistas literarias de la época.

A este libro primero le sucedieron Apenas viaje, una plaqueta de 1948; Baladas con ángel, publicado en 1951, en un volumen que también incluía el Argumento del enamorado, de Ángel Bonomini. Llegaron posteriormente otra plaqueta, Casi milagro, de 1957, y la colección Hecho a mano, de 1965. Para entonces Walsh ya había optado por la canción como forma expresiva –componía su propia música–, y su producción destinada a un público adulto habría de limitarse en el futuro a libros de recuerdos: Novios de antaño, de 1990, y Fantasmas en el parque, de 2008, donde lo autobiográfico se combina con la ficción.


Solicite aquí su libro

Para obtener su ejemplar, sírvase aportar los datos requeridos, y enviar la solicitud. Recibirá por correo electrónico un enlace de descarga, válido por tiempo limitado.

16 pensamientos en “Otoño imperdonable”

  1. Desconocía este título de María Elena Walsh, pero acaban de recomendarlo en la radio y por eso lo busqué. Muchas gracias por darme la posibilidad de acceder a él. María Elena es una grossa!!

  2. Me encanta María Elena. Amo sus libros. Soy docente y estoy trabajando con mis niños La novela de Dailan Kifki. Ellos ya comienzan a amarla… Gracias por tantas maravillas que nos dejó la gran María Elena.

  3. Estoy deslumbrada por la belleza y profundidad poética de una María Elena casi niña. Hacía tiempo que escuché de este libro cuyo nombre inspira al éxtasis de su lectura. Muchas gracias por hacer esto posible.

  4. Gracias por recuperar este libro que tuve en mi adolescencia hace más de medio siglo y que extravié en alguna mudanza. Lo he buscado en ferias y mercados de pulgas pero parece una joya difícil de encontrar. Gracias a ustedes lo he logrado.

  5. Un agradecimiento desde México. Porque desde allá, tan lejos recíprocamente y tan cerca merced a su generosidad, han puesto a mi disposición asombrada un poemario de sensibilidad insólita y gracia exuberante en su clasicismo. En alas del lenguaje común viajamos por espacios simbólicos y por parajes insospechados.

  6. ¡Gracias! Por fin pude entrar. Hace tanto que estoy buscando este libro ¡muchas muchas gracias!

  7. Gracias por esta oportunidad. Soy profesora de teatro y estoy armando un Homenaje a María Elena Walsh, con poesía y canciones para adultos. Mis alumnos pertenecen al Programa de UPAMI, son adultos mayores. Me viene muy bien este libro. Nuevamente ¡¡¡MIL GRACIAS!!!

  8. Estoy feliz de haber recuperado este poemario, que alguna vez tuve en su versión original con tapas en papel madera, y debido a la común estupidez que muchos padecemos lo presté hace 25 años a una persona que jamás ha tenido ni debe tener idea del valor que tienen mis libros. Esta página no la conocía hasta hace breves minutos, y me parece muy elegante y agradable su formato. Deseo muchos éxitos y muchos títulos para bajar.!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.