Debute Buenos Aires

Por Nyda Cuniberti

cuniberti1977

El lunfardo, como el argot o el slang, no es un idioma; es un léxico específico que colorea el habla de las personas de un determinado lugar y una determinada condición social. El empleo literario del lunfardo es un artificio, un ejercicio de que busca determinados efectos expresivos mediante el empleo de voces lunfardas, acumuladas con mayor densidad que en el uso corriente.

El lunfardo se gestó en los márgenes de Buenos Aires, allí donde se producía el encuentro de los criollos con la enorme mescolanza de razas e idiomas que descargaban casi a diario en el Hotel de Inmigrantes los barcos llegados de Europa. Saltó del habla a la lengua escrita a través del periodismo, enriqueció el retrato de los tipos sociales en el sainete, prosiguió su ascenso literario en las letras de tango y se abrió paso hasta la narrativa y la poesía. Aquí, curiosamente, encontró su hogar en el soneto, métrica preferida de sus autores más notables. El choque de un vocabulario indócil e irreverente con la forma rigurosa de los catorce versos acentúa el efecto irónico que ha sido búsqueda común de todos ellos.

Pasada la mitad del siglo XX el lunfardo ya había abandonado la orilla para incorporarse de pleno derecho al habla porteña, y entonces se hizo objeto de atención erudita. Nyda Cuniberti (1916-1997) fue la primera mujer en ingresar a la Academia Porteña del Lunfardo. Su crédito era un libro de poemas, Embrocando el pasado (1975), convertido de inmediato en “un clásico de la literatura lunfarda”, según diría José Barcia, uno de los fundadores de la corporación. Debute Buenos Aires (1977) avanza sobre ese precedente con asidua fidelidad al soneto, en una producción que continuarían Chau arrabal (1981) y Con berretín de zorzal (1988). Antes de su encuentro con el lunfardo, Cuniberti ya era conocida como poeta, con títulos como Luna breve (1945), Senda cálida (1947), Luna en el huerto (1949), Comarca azul (1958) y Frontera (1973); posteriormente publicó En el camino y en el tiempo (1975), Canciones para Santa Fe la vieja (1976) y Canciones sureras (1989).

Debute Buenos Aires presenta tres partes bien definidas: la primera despliega una festiva galería de personajes y situaciones estrechamente emparentados con el tango; viene luego un entreacto en el que la autora se divierte bajando del pedestal a varios egregios mármoles griegos, y una tercera en que el lunfardo y el humor se hacen discretamente a un lado en beneficio de la evocación elegíaca y de una metafísica muy porteña, por momentos casi borgeana. El libro se abre y se cierra con sendas invocaciones a la ciudad que lo hizo posible: “con tu sombra y tu brillo, Buenos Aires primero”; Buenos Aires, “el único y tibio lugar para el regreso”.


Solicite aquí su libro

Para obtener su ejemplar, sírvase aportar los datos requeridos, y enviar la solicitud. Recibirá por correo electrónico un enlace de descarga, válido por tiempo limitado.

2 comentarios en “Debute Buenos Aires”

  1. Buenísimo el sitio, me permitió acceder a un iibro de Nyda Cuniberti que buscaba desde hace mucho tiempo. Mil gracias.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.